La minería en el Estado de Baja California Sur
Redacción GNV

¿QUÉ ES LA MINERÍA?

La minería es la obtención selectiva de los minerales y otros materiales de la corteza terrestre, por lo que no se limita a la extracción de metales del subsuelo (como los metales preciosos como el oro y la plata o metales de uso industrial como el cobre y manganeso), sino también incluye minerales no metálicos como el yeso y la fosforita y ¡la sal marina!, materiales comunes que utilizamos en nuestra vida diaria.

En Baja California Sur existe una añeja tradición minera que data desde el Siglo XIX y actualmente hay poblaciones enteras cuya principal fuente de empleos es la actividad minera,

Antiguas minas en Santa Rosalía

En el norte del Estado opera la Empresa Exportadora de Sal que produce 7 millones de toneladas de sal al año con un valor estimado en 1,200 millones de pesos que equivale al 78% del producto interno bruto del Estado. En la Isla San Marcos se realiza una explotación de yeso desde mediados del siglo XX, generando el 80% de la producción de yeso del país. La población ocupada en la isla por la Empresa Minera CAOPAS, en actividades relacionadas con la minería es de cerca del 75%.

Carbón Mexicano que extrae yeso en la región de Santa Rosalía, tiene permiso de operación desde la década de 1980 y emplea a 90 personas.

En ambos casos, la extracción de yeso se hace a través del minado a cielo abierto con explosivos y el pulverizado de la roca resultante. Ambas empresas cuentan con un puerto de cabotaje para el traslado de sus productos

La minera El Boleo opera en Santa Rosalía a tajo abierto y la obtención de minerales principalmente cobre y como subproductos se obtendran oro y plata, opera por lixiviación. Como parte de las medidas de compensación, la empresa cedió a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas algunas de sus acciones.

Monumento al minero en Santa Rosalía

En San Juan de la Costa opera la empresa Roca Fosfórica Mexicana (Rofomex) que extrae fosforita utilizada en la fabricación de fertilizantes principalmente por la empresa Fertinal.

También existen concesiones de explotación en la región de La Trinidad en el Municipio de Los Cabos; El Triunfo y San Antonio a favor de Pediment Exploration Ltd., Trinidad a favor de la Compañía Minera Pitalla y Concordia a favor de Vista Gold, todas ellas en el Municipio de La Paz.

¿Porqué las minas se pueden establecer en cualquier lugar?

De acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la propiedad de la tierra (superficial) es independiente de la propiedad del suelo y subsuelo, que pertenece a la Nación y cuando contiene minerales susceptibles de ser aprovechados por los particulares, el Estado puede autorizar su aprovechamiento bajo una concesión minera.

La Secretaría de Economía expide títulos de concesión mineros para explorar, explotar y beneficiar todas las sustancias que se localicen dentro del lote minero que amparen con una vigencia de 50 años, susceptibles de ser prorrogadas por igual período. Los lotes se definen a partir de los estudios hechos por el Servicio Geológico Mexicano, el cual, desde su origen en 1944, ha tenido la responsabilidad de explorar detalladamente las riquezas mineras nacionales.

La Ley Minera garantiza a los dueños de las concesiones que puedan disponer de los terrenos que se encuentren sobre el yacimiento que ampara la concesión a través de la expropiación, ocupación temporal o servidumbre de los terrenos indispensables para realizar la actividad de la industria minera (exploración, explotación, beneficio, instalaciones industriales, colonias y sitios para el depósito de jales, escorias y graseros).

Sin embargo, aún cuando la empresa minera cuente con su concesión, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales deberá emitir una autorización en materia de impacto ambiental y para el cambio de uso de suelo; si la exploración minera se desarrolla en un área natural protegida, se requiere también una autorización emitida por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Cuando el área natural protegida cuenta con un programa de manejo, en él se establecen las actividades que pueden realizarse en cada una de sus regiones o zonas y existe una que se denomina Subzona de Aprovechamiento Especial donde la minería está, de hecho permitida.

Cuando los proyectos se establecen fuera de áreas naturales protegidas, los instrumentos que determinan la viabilidad de las obras son las autorizaciones de impacto ambiental emitidas por SEMARNAT y, cuando los hay, los ordenamientos ecológicos territoriales.

En nuestro estado, tanto la Reserva de la Biosfera de El Vizcaíno como la de la Sierra La Laguna contemplan en sus programas de manejo las subzonas de aprovechamiento especial que es dónde se ubican los proyectos mineros de El Boleo y Concordia respectivamente.

En el Estado norte, el Área de Protección de Flora y Fauna de El Valle de los Cirios aún no cuenta con programa de manejo, aunque se ha estado elaborando y consultando desde el 2003.

Camión Dart transportando sal en las salinas por evaporación solar en Guerrero Negro

 

PROCESO PARA LA OBTENCIÓN DE AUTORIZACIONES PARA OPERAR UN PROYECTO MINERO EN MÉXICO


Debido a los altísimos impactos económicos y ambientales que tiene un proyecto minero, se requiere una gran cantidad de autorizaciones para desarrollarlo. De acuerdo con la Guía de Trámites Mineros de la Secretaría de Economía, se requieren autorizaciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores para la conformación de la empresa; de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para los trámites fiscales; del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) referente al servicio médico y seguridad social a los afiliados; ante la Secretaría de la Defensa Nacional para el uso de explosivos; ante la Secretaría de Economía para la obtención de autorizaciones mineras y ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) para la obtención de autorizaciones en materia ambiental.

Secretaría de Economía. La Secretaría de Economía expide títulos de concesión mineros para explorar, explotar y beneficiar todas las sustancias concesibles que se localicen dentro del lote minero que amparen con una vigencia de 50 años, susceptibles de ser prorrogadas por igual período.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. La actividad de exploración, explotación y beneficio de minerales está sujeta a la evaluación en materia de impacto ambiental y al trámite de cambio de uso de suelo; si la exploración minera se desarrolla en un área natural protegida, se requiere también una autorización emitida por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

RIESGOS AMBIENTALES DE LA MINERÍA EN BAJA CALIFORNIA SUR

Los procesos de explotación minera, conllevan tres tipos de impactos ambientales principales: modificación del paisaje, emisiones a la atmósfera y agotamiento de los recursos naturales que varían de acuerdo con la etapa y modalidad del proyecto. Éstos son:

Agotamiento de los recursos naturales. El Estado de Baja California Sur tiene una de las precipitaciones promedio más bajas del país, por esta razón sólo el 8.5% del agua utilizada proviene de fuentes superficiales y el restante 91.5% proviene de acuíferos subterráneos, existen 39 acuíferos en el estado, de los cuales cuatro se encuentran sobreexplotados. En la tabla 1. Se presentan los volúmenes de recarga y de extracción de agua en estos acuíferos. Ante la falta de disponibilidad de agua en la región, las empresas mineras frecuentemente utilizan agua proveniente de plantas desaladoras las cuales generan un producto residual llamado rechazo o salmuera.

Cuadro 1. Volúmenes de recarga y extracción de acuíferos sobreexplotados (millones de metros cúbicos por año)

Acuífero

Volumen de recarga media

Volumen de extracción

Santo Domingo

188.0

314.0

San José del Cabo

24.0

26.2

Los Planes

9.4

11.0

La Paz

27.8

30.5

Fuente: CONAGUA, 2008.

Modificación del paisaje. Este tipo de impactos se presentan por la remoción física de la vegetación, del suelo como en la minería a tajo abierto y la modificación del paisaje.

Emisiones. Estos impactos ambientales se producen tanto por el vertido de contaminantes a los suelos y aguas subterráneas como al mar, aunque este vertido puede ser indirecto.

Polvos. Durante el proceso de remoción del suelo y durante la operación de la mina se generará una gran cantidad de polvos con un alto potencial de dispersión, estos polvos pueden tener en suspensión partículas de productos químicos como arsénico y cianuro por lo que son fuente potencial de contaminación química de los suelos y el agua.

Proceso de desalinización del agua. Los impactos ambientales más notables producidos por esta actividad son el gasto energético con la consecuente emisión de dióxido de carbono a la atmósfera y la emisión de salmuera o agua de rechazo.

Agua de rechazo. Es un subproducto de la desalación que es devuelto al mar con una concentración de sales cercana al 6.9% cuando la concentración promedio del agua de mar es de 3.5%. Sólo 45% del agua tratada se obtiene como agua potable y el otro 55% es devuelto al mar donde forma una capa con elevada concentración de sal más densa que el agua de mar que se dispersa sobre el fondo marino pudiendo afectar a los habitantes del fondo del mar. Se sabe que las comunidades vegetales como los pastos marinos pueden resultar muy afectadas. Los impactos ambientales de las descargas de aguas de rechazo se pueden mitigar mediante la dilución de esta agua, previa al vertido.

 

IMPACTOS EN LA SALUD HUMANA

Cianuro. El cianuro utilizado en el proceso de lixiviación se puede filtrar a los acuíferos y al suelo y acumularse ahí por años. El cianuro es un cristal incoloro que puede combinarse con hidrógeno (en el agua) y producir ácido cianhídrico que es un gas y puede durar activo en el aire por 267 días, de acuerdo con estudios de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos).

El cianuro se absorbe por las mucosas, por inhalación o por la piel intacta y se combina con la enzima citocromo oxidasa que permite que las células utilicen la energía que absorbe el cuerpo impidiendo que puedan aprovechar el oxígeno que a su vez provoca acidosis láctica. Esta condición provoca una depresión en el sistema nervioso central que puede causar paro respiratorio y resultar mortal. En concentraciones más altas, el envenenamiento por cianuro puede afectar otros órganos y sistemas del cuerpo, incluso el corazón.

Arsénico. La mayor amenaza que conlleva el arsénico para la salud pública proviene del agua de bebida, generalmente como resultado de la ingestión prolongada de agua con bajas concentraciones de arsénico inorgánico. El arsénico ingresa en los acuíferos previa disolución de las rocas que lo contienen, filtrándose a las aguas subterráneas de algunos lugares. El agua de bebida procedente de fuentes superficiales no suele tener concentraciones elevadas de arsénico, salvo que estas últimas se surtan de aguas subterráneas para riego contaminadas con arsénico. Por consiguiente, las estrategias de mitigación se deben concentrar principalmente en la reducción del consumo de agua de bebida con elevadas concentraciones de arsénico.

Aproximadamente una de cada 100 personas que beben durante largo tiempo agua con una concentración de arsénico superior a 0.05 mg/l posiblemente muera de un cáncer asociado al arsénico. La proporción asciende a un 10% si las concentraciones rebasan 0,5 mg/l (Smith y cols., 2000).

Foro denominado "Agua y Arsénico, problemática en Baja California Sur"

IMPACTO SOCIOECONÓMICO

Las actividades económicas más activas en el estado son la industria de la construcción y el comercio; la minería aporta un 5% del producto interno bruto estatal, mientras que los servicios turísticos de hospedaje y alimentos aportan un 13% que puede sumarse con el aporte de los servicios recreativos para sumar un 12% en 2009 (Cuadro 1).

En el contexto nacional, el turismo aportó en 2009 un 2.31% al PIB nacional, mientras que la minería el 7.95%, por lo que es fácil comprender que a nivel nacional la minería tenga tanta importancia económica, pero es importante no perder de vista que la vocación natural del Estado orienta la actividad económica y que en términos generales, los servicios orientados a proveer bienes y servicios al turismo y la industria de la construcción tienen mayor preponderancia económica.

Cuadro 1. Composición del Producto Interno Bruto en Baja California Sur

Sector

2005

2006

2007

2008

2009

Construcción

10%

10%

11%

14%

18%

Comercio

18%

19%

19%

19%

16%

Servicios de hospedaje y alimentos

13%

14%

15%

12%

11%

Servicios inmobiliarios y de alquiler

10%

9%

9%

9%

9%

Transportes, correos y almacenamiento

10%

9%

8%

9%

8%

Actividades de gobierno

6%

6%

6%

6%

6%

Minería

2%

2%

2%

3%

5%

Servicios educativos

5%

4%

4%

4%

4%

Agricultura, ganadería, aprovechamiento forestal, pesca y caza

6%

5%

4%

4%

4%

Servicios financieros y de seguros

4%

3%

3%

3%

3%

Servicios de salud

3%

3%

3%

3%

3%

Información

2%

2%

2%

2%

2%

Industria alimentaria, de las bebidas y el tabaco

3%

3%

3%

2%

2%

Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos

0%

2%

2%

2%

2%

Otros servicios

3%

2%

2%

2%

2%

Electricidad, agua y suministro de gas

2%

2%

2%

2%

2%

Servicios profesionales, científicos y técnicos

2%

2%

2%

2%

2%

Servicios recreativos

1%

1%

1%

1%

1%

Fuente: INEGI, 2009.

¿Y QUÉ HACEMOS ENTONCES? PARTICIPACIÓN SOCIAL

El Capítulo VI del Reglamento en de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en Materia de Evaluación del Impacto Ambiental establece el mecanismo de participación pública en el proceso de evaluación del impacto ambiental de los proyectos productivos en todo el País. En él se establece que los expedientes de los proyectos que se someten al procedimiento de evaluación del impacto ambiental deberán estar disponibles al público para su consulta.

También establece que el listado de proyectos que se someten a evaluación debe publicarse en la Gaceta Ecológica de manera semanal. Por esta razón es importante que los ciudadanos consulten dicho documento en la página electrónica de SEMARNAT:

http://tramites.semarnat.gob.mx

Este reglamento establece el derecho de cualquier persona de la comunidad donde se desarrollará el proyecto a solicitar la realización de una consulta pública en un plazo de 10 días contados a partir de la publicación del proyecto en la Separata de la Gaceta Ecológica y la SEMARNAT deberá contestar en cinco días si hará la consulta o no.

Una vez que se ha decidido hacer la consulta, la empresa responsable del proyecto debe publicar en el periódico de mayor circulación del estado, un resumen del proyecto y una vez que se haya publicado, cualquier ciudadano puede solicitarle a la SEMARNAT que ponga a disposición del público el Manifestación de Impacto Ambiental.

Dentro de los siguientes 20 días, cualquier ciudadano puede hacer comentarios a la Manifestación de Impacto de Ambiental y podrá proponer el establecimiento de medidas de prevención y mitigación, así como las observaciones que considere pertinentes, las cuales se agregarán al expediente. Las observaciones deben presentarse por escrito indicando el nombre y domicilio de quien hace la observación.

Cuando se trate de proyectos que puedan generar desequilibrios graves en el medio ambiente, la SEMARNAT puede organizar una reunión pública de información a la cual se debe convocar en un plazo de 25 días después de que se decide realizar la consulta pública y la reunión deberá realizarse en un periodo de 5 días después de que se publique la convocatoria. En esta reunión el responsable del proyecto debe presentar los aspectos técnicos ambientales de la obra y resolver las dudas que le sean planteadas.

Por todo esto, es bien importante que todos los ciudadanos se encuentren pendientes de la publicación de los proyectos en la Gaceta Ecológica.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

En nuestra opinión, dado que la minería tiene un largo antecedente histórico y tradicional en el Estado, esta actividad no deberá prohibirse en todo el Estado, sino ordenarse y restringirse a los sitios donde su efecto ambiental sea menor y se promuevan las modalidades que permitan que los impactos ambientales se reduzcan.

Dado que no todos los impactos ambientales se pueden evitar o reducir, existe un mecanismo llamado "compensación" que consiste en realizar acciones de restauración ecológica en los sitios afectados para que los daños ambientales puedan revertise en un futuro. Estas medidas deben ser mayores que los daños provocados y sus características son establecidas por la SEMARNAT asesorada por expertos en el ramo.

Un ejemplo de ello es el programa de recuperación y rescate de cactaceas de la Empresa Minera El Boleo que estableció dos viveros de cultivo de estas especies protegidas, el cual tiene una altísima tasa de éxito y que en el futuro ayudará a reforestar la región e incluso sitios afectados por otras actividades.

Ademas, es necesario contar con un fuerte respaldo jurídico fundamentado en el Ordenamiento Ecológico del Territorio cuyo propósito es orientar la planeación del desarrollo mediante la “traducción” de las políticas de desarrollo en acciones concretas para resolver los problemas específicos de cada territorio.

De esta manera, podrán definirse áreas con vocación industrial o minera (como el norte del estado), áreas destinadas a la conservación ecológica (como las áreas naturales protegidas) y áreas destinadas al uso turístico, entre otras.

Es importante que se haga un estudio económico que permita considerar el costo y beneficio de las actividades mineras en diferentes sitios del Estado a fin de generar herramientas para un posterior Ordenamiento Territorial con estrategias tales como el pago por servicios ambientales, promoción de proyectos productivos y otras.

Para ello, hay que considerar el marco legal vigente, en los tres niveles de gobierno ya que aún cuando las leyes federales tienen aplicación en todo el territorio, el fortalecimiento específico de cada territorio estatal puede ser muy efectivo para la gestión general del mismo.

En artículos posteriores analizaremos cada uno de los tres proyectos mineros que se encuentran en proceso de evaluación en nuestra región: Paredones Amarillos o Concordia y Pitalla en Baja California Sur y El Arco en Baja California.

 

Hacer comentario. Aqui

 

Más artículos: ¿La minería de oro es realmente necesaria?

 


Síguenos en tiempo real a través de GNV en Facebook, Twitter, Google+ y en el Blog