Los años perdidos o ¿dónde está la otra mitad del medio ambiente?
Texto e imagenes: Edgardo Maya

A través de millones de años el planeta ha sufrido importantes cambios físicos que han transformado el entorno, las tortugas evolucionaron y sobrevivieron a los cambios, son uno de los animales más antiguos del planeta, originalmente todas las tortugas eran terrestres, luego algunas se adaptaron para vivir en el mar transformando sus patas en aletas, cambiaron.  Hasta nuestros días sobreviven 7 especies  marinas en todo el mundo, 5 de ellas las podemos encontrar en las costas de la península de Baja California:la tortuga prieta, (Chelonia mydas), la tortuga amarilla o caguama (Caretta caretta), la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea), la tortuga carey (Eretmochelys imbricata) y la tortuga laúd (Dermochelys coriacea), unas encuentran aquí áreas de alimentación y otras como la golfina, áreas de arribada para desovar (anidación) o ambas.

Tortuga golfina saliendo a desovar de noche, aunque también lo hacen en el día

Sobrevivir no es una tarea fácil, ser parte de la cadena alimenticia (o cadena trófica) hace desarrollar a todos los animales, de estrategias de sobrevivencia, las tortugas tienen una estrategia: ponen miles de huevos para que nazcan miles de tortugas y tengas más oportunidades de sobrevivir: de 1000 crías 1  llega al estado adulto ¿lo sabías? por eso es importante cuidar a cada una de las tortugas del océano, es sentido común. La importancia ecológica de las tortugas y de todos las animales radica en esto, se rompe el equilibrio si una especie desaparece, por ejemplo, algunas tortugas funcionan como depredadoras de medusas, si no están, las medusas pueden llegar a aumentar en población y alimentarse de larvas de peces y crustáceos, afectando entonces el reclutamiento de estos últimos (reclutamiento el acto de sobrevivir a las primeras etapas de crecimiento para llegar a ser parte de la población adulta), solo por poner un ejemplo.

En este sentido, el hombre también forma parte de la cadena alimenticia, pero en un momento en la historia, algo fallo, nos convertimos en el depredador más peligroso para las demás especies del planeta poniendo en riesgo el equilibrio, lo irónico es que a veces ya ni siquiera matamos para comer. Afortunadamente existen asociaciones y personas que realizan un gran esfuerzo para buscar el equilibrio perdido.

Playa San Cristóbal, atendida por ASUPMATOMA

Ya hemos escrito sobre el monitoreo de tortugas y de las leyes que las protegen, ahora queremos cerrar el círculo platicándoles sobre los campamentos tortugueros (que es donde nacen las tortugas), en esta ocasión del lugar que hablaremos está en la Playa San Cristóbal, cerca de Todos Santos en Baja California Sur. Ahí trabaja la Asociación Sudcaliforniana de Protección al Medio Ambiente y la Tortuga Marina, A. C. (ASUPMATOMA),  sus esfuerzos van enfocados a la protección de nidos y hembras anidadoras, liberación controlada de crías, marcaje de tortugas anidadoras y toma de datos morfométricos (físicos) de las mismas. ASUPMATOMA es parte integrante del Grupo Tortuguero de las California, y que junto con muchas otras asociaciones, personas y comunidades forman la  red más grande del mundo en el tema de la protección de las tortugas marinas.

Vivero de tortuga

ASUPMATOMA comenzó a trabajar antes que la red existiera, trabajando  desde su nacimiento también en educación ambiental, para eso ha realizado alianzas estratégicas con asociaciones de educación ambiental  de Baja California Sur para compartir el trabajo de los biólogos en el campamento de ASUPMATOMA con niños, jóvenes y adultos que estos grupos organizan para traer. Al participar de una forma interactiva, los visitantes aprendan sobre el trabajo de conservación que lleva a cabo la asociación en las arribadas de las tortugas en las playas (en este caso de tortuga golfina y esporádicamente laud y negra), cuidando a las tortugas y los huevos para lograr salvarlos de los depredadores, aunque también hay que recordar que los periodos de eclosión masiva de crías, hay alimento para cangrejos, aves, pequeños mamíferos, entre otros, contribuyendo a regular la dinámica poblacional , un proceso que debería ser natural, pero como consecuencias del robo de huevos y destrucción de los nidos por situaciones “humanas” ha hecho necesario la intervención de este tipo de organizaciones.

Jóvenes del grupo de Ecoeducadores de la comunidad de Pescadero con la instructora de EPI

Tuvimos la oportunidad de convivir con un grupo de niños y jóvenes de Pescadero, una pequeña comunidad cerca de Todos Santos acompañados de una organización local, Los Ecoeducadores, liderados por Patricia Baum y que a través de otra organización patrocinadora  como los es EPI (Ecology Proyect International) pudieron llevar a estos jóvenes niños de las comunidades que conviven con tortugas (Pescadero) para que conozcan sobre la ecología de tortugas y el trabajo de ASUPMATOMA.  Por otro lado, el objetivo de EPI es trabajar para inspirar la educación en las áreas de las ciencias naturales y apoyar la conservación al asociar jóvenes estudiantes con investigadores en trabajo de campo a través de becas de estudio para participar en sus programas. En este caso con tortugas. EPI, desarrollo un programa de jóvenes para que conduzcan a otros jóvenes en estas expediciones: el Club de Ecología Californios Verdes de EPI.

Californios Verdes es un excelente modelo de educación ambiental, que incorporar a los jóvenes voluntarios en programas educativos con el objetivo de “Ser agentes de cambio positivo y generadores  de oportunidades y proyectos en pro de la naturaleza en Baja California Sur”, Californios Verde condujeron el viaje (en conjunto con guías e instructores de EPI y ASUPMATOMA) para los niños de los Ecoeducadores. Las colaboraciones son algo complejo de entender, pero funcionan.

Californios Verdes guiando las pláticas junto con instructores de ASUPMATOMA

El Campamento dura tres días, y a través de pláticas, juegos, talleres, técnicas de campismo etc. se busca el objetivo de trabajar para inspirar la educación en las áreas de las ciencias naturales y apoyar la conservación en trabajo de campo: rondas de patrullaje en las noches, colecta de huevos, mediciones de tortugas, sembrado de huevos y liberación. Son un poco facilitadores para los investigadores ya que forman parte de una investigación científica real. Es estudiar a las tortugas para lograr una identificación de las especies, no solo física sino también emocionalmente, con el objetivo de inspirar acciones para su conservación (y la del ambiente en general) en su propia comunidad al regresar a ella.

Flora del lugar, es un meloncoyote cerca del vivero

ASUPMATOMA cuenta con 2 playas con permiso de investigación y protección de tortugas marinas (donde universitarios realizan prácticas) otorgada por la Dirección de Vida Silvestre de la SEMARNAT. En los últimos casi 18 años ha logrado colectar más de 7000 nidos, principalmente de la especie golfina (Lepidochelys olivácea), y liberado más de 560,000 crías. Paralelo a esto, tiene el programa de “adopta una tortuguita marina” con niños de los alrededores, dando platicas y materiales educativos, además de al final, hacer una liberación simbólica de las tortuguitas adoptadas. Y alianzas con otros grupos como comentábamos al principio.

Colaboradores de ASUPMATOMA, algunos realizan investigaciones de posgrado

Los problemas y las necesidades de esta y otras organizaciones de este tipo son muchas, el tema económico es importante, hay que gestionar apoyos y financiamientos, es un reto. Como lo es también los fenómenos naturales o sociales que se pueden salir de control, como las enfermedades de las tortugas, la invasión de playas por parte del turismo, la pesca indiscriminada, las lanchas que pasan a gran velocidad y lastiman a las tortugas, o incluso los huracanes que pueden ser un problema, el año pasado el huracán Miriam y el huracán Paul pusieron en riesgo al campamento, pero afortunadamente sobrevivió. Sale el sol un día más.

Decenas de barcos de pesca deportiva cerca de las áreas de apareamiento de tortugas frente a la costa adyacente a las playas de anidación, son un problema que hay que atender, ya que se han encontrado tortugas golpeadas y además interfieren con el proceso de apareamiento.

El tema de las tortugas y la vida marina en general son muy interesantes e importantes para seguir estudiándolos, muchos comentan que lo que se ha investigado hasta ahora es la ínfima parte de lo que se necesita saber, los datos que se están levantando en la actualidad, posiblemente te servirán a ti, futuro biólogo u oceanólogo, para entender la biología de estos animales y protegerlos mejor, de entrada, todos los animales tienen su derecho ganado de existir en este mundo, algo por lo que hay que velar.  Mientras tanto las crías de tortugas tienen una estrategia de sobrevivencia aún más efectiva, el instinto les dice que el día que eclosionan (de noche, por eso son negras al nacer) busquen en una carrera desenfrenada llegar al océano lo más pronto posible (algunas se perderán en el camino como parte del alimento de otros animales formando parte de la cadena alimenticia como lo comentamos líneas arriba) y se pierdan en lo profundo del mar, realmente no se sabe donde están desde que nacen hasta los 5 o 10 años que regresan a las áreas de pastoreo al cambiar la dieta, “los años perdidos” le llaman ¿qué hacen? ¿dónde están? es un misterio que se está investigando ¿te unes a la investigación?

Eclosión, generalmente en la noche para salir mas seguro.

La importancia del recorrido hacia la playa es porque así podrán saber a donde tienen que regresar cuando años después tengan a sus crías.

Esperando ser liberadas

Pero antes siendo medidas y revisadas.

La mayoría de las crías de tortuga son negras para camuflarse en la noche

La liberación

Muchas gracias a ASUPMATOMA, EPI, Ecoeducadores, Californios Verdes, La RED Tortuguera y a todos los demás participes de la búsqueda de la conservación. Recuperemos los años perdidos (y aquí nos referimos a cuando casi acabamos con las especies), seamos parte de la búsqueda del equilibrio, encontremos la otra mitad del medio ambiente ¿te late? eso es lo que busca la educación ambiental.

Si llegan vivas al mar nadaran entre 24 y 48 horas para alcanzar aguas profundas, comienzan “los años perdidos” buena suerte, ojalá te veremos en unos años cumpliendo tu ciclo.

Hacer comentario. Aqui

 

Fuentes: Programa sobre tortugas marinas de Ecology Proyect International
Guía de tortugas ilustrado por los jóvenes de Baja California Sur de Patricia Baum

http://www.asupmatoma.org/
http://www.guerreronegro.org/ecoeducadores.html
http://www.ecologyproject.org/

Imagenes: Edgardo Maya, Rebeca Kobelkowsky y Rúben Hernández

 

 

Video de un campamento típico de los Californios Verde. Edición de Rubén Hernández


Más artículos sobre tortugas de GNV:

El consumo de caguama, tradicional pero ilegal

Grupo Tortuguero de las Californias (GTC)
La Red para la conservación de tortugas marinas

Monitoreo de tortugas negras en Ojo de Liebre, 01 800 CAGUAMA 



 

Bookmark and Share  

 

Crónicas de Sal y Arena

Webmaster: Edgardo Maya Martínez